‘Fiesta en corraleja’, una joya inesperada que cumple 50 años

‘Fiesta en corraleja’, una joya inesperada que cumple 50 años

A cincuenta años de haber impactado al país con el tema Fiesta en corraleja, Rubén Darío Salcedo viaja permanentemente a los pueblos llevando la alegría de dictar clases a niños que sueñan con convertirse en estrellas de la música de acordeón.

De complexión menuda, ojos verdes, tez blanca, el compositor se siente con el vigor de los años de antes para continuar con los ajetreos del amor y el acordeón en largas jornadas bajo las estrellas y envuelto con sus músicos en la neblina de las sabanas.

Siempre se esfuerza en tratar con afecto y paternalismo a sus amigos y compañeros, pero, en el momento en que lo considera necesario, llama al pan, pan y al vino, vino. “Me gusta poner los puntos sobre las íes”, dice. En la década de los sesenta, Alfredo Gutiérrez y él constituyeron una llave que grabó muchas canciones que siguen reportándoles regalías de las disqueras.

Rubén Darío Salcedo componía y Alfredo las cantaba y acompañaba, marcando una época con temas como La colegiala y Corazón de acero. Tiempo después, Rubén decidió fundar su propia agrupación, el combo Los Diamantes, en el que comenzó su exitosa carrera Álvaro José, el Joe Arroyo, en los años 70, en Sincelejo.

Rubén Darío es celoso, prevenido y temperamental. Cuando asiste a las reuniones se deja llevar fácilmente por la ansiedad y muchas veces se retira, aunque tenga que despegarse de los amigos con los que anda. Aun así, sigue siendo el vecino sencillo del barrio Majagual de Sincelejo.

Hizo sus estudios de primaria y parte del bachillerato, según su relato, en el Instituto Sabanas de Sincelejo. Años después, la institución educativa Antonio Lenis, de esta misma ciudad, le dio el título de bachiller honoris causa por su aporte a la cultura colombiana.