Las cinco conclusiones del triunfo de Santa Fe contra Millonarios

Las cinco conclusiones del triunfo de Santa Fe contra Millonarios

Salvo la derrota en el único clásico del primer semestre del 2021, Santa Fe le tiene la medida a Millonarios en los últimos años. Desde la final que perdió en 2017, solamente ha sufrido una derrota. Estas son las cinco conclusiones que dejó el clásico 303:

El peso del amor propio. Santa Fe llegó al clásico en el último lugar de la tabla, con 11 partidos oficiales sin ganar y con todas las miradas apuntándole a la cabeza del DT Hárold Rivera. El entrenador hizo un planteamiento inteligente, controló a Millonarios, encontró un gol temprano y luego jugó a cuidar el resultado. Hubo mucha entrega y solidaridad.

Los errores defensivos de Millonarios. 
Una falla en la salida comenzando el partido le costó muy cara al equipo de Gamero: Elvis Perlaza perdió la pelota, Santa Fe aprovecho el espacio que dejó un equipo muy adelantado y que además falló en los movimientos y eso le costó la derrota. Ya en el partido contra Nacional en la Florida Cup había pasado algo similar: esa vez faltó Stiven Vega y eso parecía disimular. Esta vez le sucedió con su mejor nómina.

El peso de un líder. 
Alexánder Mejía fue fundamental para la victoria roja. Además del liderazgo dentro de la cancha y en el camerino, le dio orden al equipo, en especial cuando los rojos hicieron un bloque muy cercano a su portero, pero muy cerrado. Maniataron a Millonarios y lo obligaron a jugar a tirar centros, que no tuvieron efectividad.

Millonarios perdió piezas clave en ataque. 
A la baja definitiva de Cristian Arango se sumó la lesión de Émerson Rodríguez. Sin ellos, Millos perdió mucho peso ofensivo. Gamero ha intentado cubrir la ausencia de Arango con Hárrison Mojica y en el clásico no pesó. Y por la banda derecha, ni Jorge Rengifo, en el primer tiempo, ni Édgar Guerra, en el segundo, aportaron lo mismo que Rodríguez. El primero se enredó y el segundo se dedicó a tirar centros.

Cambios que no funcionaron. 
Gamero movió pieza por pieza en el intermedio, pero luego quiso patear el tablero y no le salió. Primero, con el cambio de Ricardo Márquez por juan Pereira, cometió el error de sacar del área a Fernando Uribe, en vez de ver cómo le llegaba la pelota con más claridad. Y luego sacó a Mojica para meter un central, sacar del todo a los laterales, pero a tirar ollazos. No hubo claridad desde el banco.

@ElTiempo