Liverpool tiene una misión casi imposible

Liverpool tiene una misión casi imposible

El primer finalista de la Liga de Campeones se conocerá hoy después del partido de vuelta entre Liverpool y Barcelona en el estadio de Anfield, donde el local sueña con la remontada del 0-3. El partido tendrá ausencias importantes, más acusadas en el bando británico, ya que el entrenador Jürgen Kloop no podrá alinear a tres de los suyos: Mohamed Salah, Roberto Firmino y Naby Keita. El Barça buscará de la mano de su líder Lionel Messi su novena final de la Copa de Europa y su sexto título después de haber saboreado estas mieles por última vez hace cuatro años, cuando ganó su quinto máximo trofeo continental.

El choque de Anfield lo afrontan los azulgrana con una renta cómoda de tres goles, pero sentirá un ligero vértigo por el escenario, un campo que ruge como pocos y que alienta a los suyos hasta la extenuación. De hecho, la puesta en escena del Liverpool hace una semana en Barcelona dejó bien claro que el equipo inglés no va a reservar ni una caloría en el cuerpo y que dejará el alma, porque es sabedor que posiblemente el Barça acabe adaptándose futbolísticamente a su guion.

Ya pasó en el Camp Nou, cuando Ernesto Valverde echó mano de Arturo Vidal para intentar nivelar el músculo en el medio cambio, sacrificando a Arthur Melo, y manteniendo arriba una línea de tres (Coutinho, Suárez y Messi). Para los azulgrana, marcar un gol se presenta como el gran objetivo, algo que ya acontenció hace cuatro años, cuando en un escenario parecido, el Bayern se llevó un 3-0 del Camp Nou y preparó una caldera ambiental para la vuelta: un tanto rápido de Neymar alivió la agonía en la que llegó a vivir su equipo cuando el onceno alemán se adelantó rápidamente en el tanteador (1-0).

Las bajas son el principal dolor de cabeza para Klopp. Cuando ya contaban con la duda de Firmino, la mala suerte se cebó con los ‘Reds’ este fin de semana y en mitad del crucial duelo doméstico con el Newcastle United, Mohamed Salah recibió un golpe en la cabeza y se tuvo que marchar en camilla del campo. Los peores pronósticos se confirmaron ayer cuando Klopp confirmó en rueda de prensa que el egipcio no estará en Anfield debido a una conmoción. Más imposible todavía se le pone por delante ahora a un equipo, que precisamente donde más sufre, es para encontrar reemplazos de garantía arriba. Klopp se queda sin los 42 goles que han aportado el brasileño y el egipcio, y tendrá que recurrir a jugadores de segunda fila como Daniel Sturridge (4 goles esta campaña) y Divock Origi (5 goles).